Alzas en materiales de construcción retrasan el desarrollo de proyectos de vivienda en Colombia

Con la reactivación de las obras civiles tras la pandemia, el sector de la construcción a nivel nacional, ha concentrado sus esfuerzos en retomar la dinámica de trabajo tanto en los proyectos que estaban pausados como en los nuevos proyectos. Sin embargo, la elevación en los precios de materiales como el acero y el requerimiento de mano de obra formal, han postergado el inicio de las fases de construcción de aproximadamente 250.000 unidades de vivienda VIS en el país.

De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), el Índice de Costos de la Construcción de Edificaciones (Icoced) registró un incremento del 1,73% en los costos. Por su parte, las edificaciones residenciales crecieron un 1,65% entre enero y febrero de 2022. 

Edwin Chirivi, vicepresidente técnico de Camacol, se ha pronunciado al respecto, asegurando que el precio del acero ha tenido un aumento del 4,2% a nivel general entre febrero y marzo, y específicamente del 5,7% en el caso del acero corrugado. 

Según el Icoced, el acero es uno de los insumos más importantes en el desarrollo de los proyectos, por esa razón se ha generado preocupación en el sector, teniendo en cuenta que a este recurso le corresponde un porcentaje del 11% dentro de los costos de fabricación y de un 21% dentro de los costos de materiales. En el mes de marzo, el acero reflejó un incremento cuatro veces superior que el resto de los insumos, y de este depende en su mayoría la vivienda VIS, la cual también presentó una variación en el sector residencial del 1,75% en el reporte más reciente del Dane. 

Por otra parte, la mano de obra ha sido otro de los factores que ha incidido considerablemente en el actual panorama, debido a que con la recuperación del ritmo de actividad, se ha hecho necesaria la contratación de personal especializado en funciones que demandan más conocimientos. Así mismo, los efectos que ha traído consigo la variación del dólar, el aumento del salario mínimo y el hecho de que la mayoría de los elementos de construcción son importados, han provocado el encarecimiento y la escasez de algunos recursos.

El presidente de la Constructora Bolívar, Carlos Arango, afirma que “con el incremento de actividad que ha habido existe más demanda por mano de obra. Sí hay presión al alza en temas de mano de obra y la construcción tiene muchas actividades que no son básicas y requieren alguna experiencia, las cuales están siendo muy demandadas”.

En las últimas semanas, Camacol ha hecho una petición al Gobierno y a las autoridades de la política comercial a nivel nacional, en la que solicita reducir los aranceles para facilitar la importación, mientras el mercado laboral logra abastecerse en un 40% de las importaciones; esto como medida para contrarrestar los inconvenientes que se han presentado con los proyectos de Vivienda de Interés Social (VIS) prevendidos que aún no inician etapa de cimentación.

Se prevé que a pesar de la subida de los precios, el mercado continúe creciendo de forma positiva como hasta ahora y se active totalmente el ritmo de construcción.